jueves, 5 de abril de 2012

La odisea del Ascensor-Parte1

Esta historia comienza en 1999 y podía haberse titulado 2001 Odisea en la escalera, porque en esta historia el paso de los años no parece importante pero la verdad es que no voy a desmerecer tan magnifica película con una historia de terror como esta. Cuando en su día nos planteamos comprarnos una casa, las opciones eran, escoger barrio, casa grande y vieja o irse al más allá con una casa nueva y pequeña. La conclusión nos pareció obvia, con poner ascensor a la casa vieja se nos solucionarían todos nuestros problemas, craso error. El planteamiento estaba claro, la zona nos gustaba y la casa de los horrores tenía buena reforma así que nos lanzamos a la compra de nuestra primera vivienda. Hoy, día 2 de Abril de 2012 seguimos sin ascensor pero con un proyecto en marcha y muchas ilusiones. Para nosotros el tema no corría demasiada prisa o por lo menos ese era nuestro planteamiento en el 1999, según pasa el tiempo y en las reuniones de los vecinos rechazaban la instalación, nuestro ánimo fue decayendo. Hubo varios intentos pero cada vez que se movía el tema la gente cambiaba de opinión una y otra vez hasta dejar el asunto en agua de borrajas. El principal problema de nuestro edificio es que dispone de 4 plantas con una planta baja y escalera inversa al portal con lo cual el ascensor más factible constructivamente hablando es con desembarco entre dos plantas. Eso quiere decir que el bajo y el primero por muy buena intención que tengan no van a disfrutar del servicio a no ser que suban a la terraza y que el segundo tiene que subir o bajar un piso para coger el ascensor, como el resto, pero en su caso bajando otro están en la calle. Quiso la fortuna que con el paso de los años se renovasen los pisos de arriba llegando al acuerdo de poner un ascensor entre los 4 últimos pisos, entendiendo que el resto de los vecinos después de más 10 años de reuniones consideraban el asunto demasiado complejo y no participarían en el proyecto. 13 años después de la entrada en el edificio conseguimos nuestro principal objetivo, el compromiso de instalar un ascensor. Aquí comienza la odisea, un viaje de introspección personal que nos llevara a los confines de la estupidez en un mundo oscuro y extraño, un mundo lleno de peligros y trampas verbales, "el mundo de los instaladores de ascensores". Espero que estas líneas le sirvan a alguien a la hora de plantearse la instalación de un ascensor y evitar sufrimientos innecesarios.